La piel seca y sus cuidados

La piel seca es uno de los síntomas más comunes en la piel en una gran parte de la población.
La piel seca es uno de los síntomas más comunes en la piel en una gran parte de la población.

Cuando la piel esta seca o extremadamente seca se puede sentir al tacto rugosa, tirante y rígida. Produce poco sebo o aceite natural y se escama con cierta facilidad. Con el sol, el viento y la contaminación los problemas se agravan.

En el cutis, la piel seca se nota tirante, opaca, áspera, quebradiza, los poros son diminutos y presenta arrugas y descamaciones. Es una piel que tiene más tendencia arrugarse por la falta de grasa y humedad.

Para cuidarla podemos hacerlo con ingredientes caseros que nos ayudarán a conseguir una piel más hidratada y sana. Un buen cuidado puede hacerse en casa con productos naturales. Gracias a ello podremos limpiarla, tonificarla, exfoliarla e hidratarla. 


Tratamientos y prevención naturales

-Aceite de Almendras Dulces:

Tiene un alto contenido en ácidos grasos y antioxidantes, eso es por la vitamina A que contiene. Es muy hidratante y retiene la humedad de la piel manteniéndola hidratada. Por su poder antioxidante tiene la capacidad de suavizar y tratar alergias cutáneas. Ideal para utilizarlo por la noche como crema ya que ayuda a reducir las arrugas gracias a las vitaminas que contiene.

-Rosa Mosqueta:

Tiene grandes beneficios para las pieles secas. Tiene un alto contenido en vitamina A y ayuda a aumentar los niveles de humedad, evitando la pérdida de agua y mejorando la hidratación del rostro. Se puede utilizar añadiendo unas gotas en la crema facial que se utiliza diariamente.

-Mascarilla de huevo y avena:

El huevo contiene vitamina E y B12, eso quiere decir que ayuda a hidratar la piel y junto a la avena se puede conseguir una fantástica mascarilla que deja una piel hidratada para días. Dejar actuar 15 minutos y hacerlo un par de veces a la semana para tener mejor efecto.

-Aloe Vera: 

Es una planta que se utiliza mucho para las pieles secas ya que suaviza profundamente la piel y corrige las posibles irritaciones de la piel.

-Baño de leche con aceite de coco:

Puedes prepararte un baño de leche con un chorro de aceite de coco. Mejor utilizar leche en polvo con una taza de nata líquida y mezclado en el agua de la bañera con una taza de café con aceite de coco. Los efectos se notan al instante. 

-Arcilla blanca:

Ayuda a calmar e hidratar la piel. Tiene propiedades calmantes, antiinflamatorias y antisépticas. Puedes utilizarla como mascarilla dejando la piel suave e hidratada. Simplemente es mezclarla con agua y dejando actuar en la piel durante 20 minutos.